ETFWorld.es

AllianzGI: Comentarios previos a la reunión del BCE el 7 de septiembre

En vísperas de su reunión de la comisión de política monetaria d mañana 7 de septiembre, el Banco Central Europeo se enfrenta a un dilema que está haciendo de su anticipo informativo un reto especialmente difícil…..

{loadposition notizie}
Franck Dixmier, Director Global de Renta Fija de Allianz Global Investors


Por un lado, una economía sana con un crecimiento y una inflación mayores de lo esperado es un argumento persuasivo para que el BCE comience a reducir sus compras de activos. Por otro lado, el reciente auge del euro -que equivale a un endurecimiento de las condiciones financieras- es un argumento para que el banco central se apegue a su política monetaria acomodaticia durante algún tiempo.

En este contexto, es probable que el BCE sea más blando de lo que el mercado espera, subrayando el margen de maniobra que tiene en la próxima normalización de su política monetaria.

Un debate interno sobre forma de reducir

Los inversores no deben sorprenderse si el BCE anuncia planes para extender su programa de compra hasta 2018 y comenzar su progresivo proceso de disminución el próximo año, manteniendo el suspenso sobre cómo pretende hacerlo.

Hay un debate dentro del consejo de gobierno del BCE entre los defensores de la disminución natural, es decir, una reducción planeada en su programa de compras, marcada de antemano, y los que defienden un enfoque más flexible, que lo vincularían con las perspectivas económicas.

Es poco probable que el BCE decida qué enfoque adoptar en este momento, por lo que esperamos que el banco espere hasta una reunión posterior para tomar su decisión y poder realizar un análisis más detallado de las tendencias económicas y financieras

Esperamos ambigüedad en las comunicaciones del BCE

La gestión del euro no es una de las prerrogativas del BCE, pero dada la importancia de los tipos de cambio para la transmisión de la política monetaria, es probable que el BCE continúe siendo vago en sus planes de aumento de los tipos y deje claro que no tiene previsto aumentos en el futuro cercano.

En cuanto a la trayectoria de la normalización de la política monetaria, dos factores ayudarían al BCE a frenar el euro: el primero, manteniéndose flexible en la ejecución de la disminución, en el calendario y el alcance de las futuras subidas de tipos; y el segundo, manteniendo un grado de incertidumbre.

Ante este desafiante telón de fondo, el margen de maniobra que la Reserva Federal de Estados Unidos tiene en el aumento de los tipos de interés (que regularmente recuerda al mercado) es también un parámetro clave. Si la Fed continúa retrasando el alza de los tipos, el dólar estadounidense debería debilitarse aún más. La convergencia de las políticas monetarias entre la zona euro y los Estados Unidos también ayudaría a suavizar las modificaciones en los tipos de cambio.

Considerándolo todo, es importante que el BCE haga tiempo manteniendo cierta ambigüedad sobre sus intenciones.

Source: ETFWorld.es

Artículos similares

DWS: Comentario sobre la reunión del BCE

1admin

AllianzGI: Informe mensual sobre mercado de capitales – Enero – Viejos conocidos

Falco64

Perspectivas de mercado de DWS: optimismo en la fase final del ciclo económico

Falco64