ETFWorld.es

«La última reunión de Draghi en el BCE, uno de los eventos más importantes de la semana»

Ranko Berich Monex Europe divisas EUR GBP USD CAD

EUR El euro conquistó terreno frente al dólar estadounidense la semana pasada, pero este avance fue más un caso de debilidad del dólar que de fortaleza de la moneda única. ….

Si desea recibir las principales noticias de ETFWorld.es suscríbase a nuestros Newsletters gratuitos. Haga clic aquí para suscribirse gratuitamente


Ranko Berich Responsable de Análisis de Mercados en Monex Europe


La fortuna del euro esta semana y más allá, dependerá del tono de la reunión del Banco Central Europeo este jueves.

Las crecientes expectativas de un continuo deterioro en la Eurozona han inclinado al BCE a señalar un refuerzo del estímulo monetario como forma de contrarrestar la previsible recesión de la economía y las persistentemente bajas expectativas de inflación en el mediano plazo.

En su anuncio de política el próximo 12 de septiembre, se espera que el BCE recorte al menos otros 10 puntos básicos el tipo de referencia con algún esquema de graduación por categoría de bancos, y reinicie el programa de compras de bonos.

Los mercados de renta fija reflejan expectativas en línea con estas previsiones, por lo que el listón para una sorpresa agresiva parece bastante bajo. De camino a este evento, se publicarán los datos de producción industrial del mes de julio.

USD

El índice DXY del dólar reportó pérdidas netas la semana pasada, siguiendo débiles indicadores adelantados de la industria norteamericana y una modesta recuperación del apetito por el riesgo tras el anuncio de próximas conversaciones comerciales con China a inicios de octubre.

El calendario del viernes registró el incremento de 130 mil nóminas no agrícolas para agosto, significativamente menos que la cifra media proyectada.

Sin embargo, el crecimiento salarial se mantuvo robusto, con un aumento promedio de las ganancias por hora del 0,4% mes a mes. Estas cifras dejan una imagen mixta del mercado laboral de los EE.UU., potencial receptor de los efectos negativos de la guerra comercial.

En sus comentarios del viernes, Jerome Powell no pasó por alto los riesgos crecientes que enfrenta la economía, pero se abstuvo, no obstante, de señalar el próximo movimiento de la Fed.

Esta semana verá un flujo moderado de datos en los EE.UU., con el índice de precios al consumidor el jueves y las ventas minoristas el viernes, entre los más destacados.

Las conversaciones comerciales entre EE. UU. y China seguirán siendo el tema clave que influirá en la percepción de riesgo de los mercados mundiales y, por tanto, en los movimientos del billete verde.

GBP

En el transcurso de la pasada semana, la libra esterlina avanzó netamente más de un 1% frente al dólar, animada por la reducción de las perspectivas de un Brexit caótico a finales de octubre.

La aprobación de la moción Benn y el rechazo de una ronda de elecciones previa a la ratificación formal de esta propuesta en la legislación, propinaron a Boris Johnson una doble estocada encaminada a bloquear su estrategia de divorcio unilateral como carta negociadora.

En adición, la rebelión de 21 miembros del Partido Conservador, junto a la renuncia del propio hermano del Primer Ministro, Jo Johnson, y de otros miembros de la administración, reducen considerablemente las perspectivas de un escenario caótico en el corto plazo.

Sin embargo, el camino no está aún allanado de obstáculos, con una considerable incertidumbre en relación a la fecha de posibles elecciones generales orientadas a determinar el movimiento volátil de la libra.

En adición a estos eventos, los operadores de la divisa también estarán atentos a los datos de crecimiento económico en el trimestre finalizado en julio, donde una contracción de 0,1% es esperada.

MXN

El peso mexicano avanzó más de un 1% frente al dólar y el euro al cierre de la pasada semana, sosteniendo las ganancias esta mañana durante la apertura de los mercados europeos.

El optimismo de la moneda responde a la postura disciplinada que refleja el presupuesto fiscal del 2020, presentado por el gobierno durante el fin de semana. La propuesta supone un superávit primario del 0,7% del PIB, una cifra moderadamente menos restrictiva que el 1% planteado para el 2019, a pesar de ser calculada sobre la base de un crecimiento mayor del producto interno bruto.

El presupuesto es consistente con un déficit fiscal total de -2,6% del PIB (de -2.7% en 2019) y el incremento de 30 puntos básicos de la deuda pública, a 45,6% del PIB. En términos generales, el plan proyecta una postura financiera responsable, considerando el deterioro económico que atraviesa México y las preocupaciones de los inversores sobre una política desbalanceada de la administración populista de AMLO.

Sin embargo, los supuestos excesivamente optimistas que subyacen en la planificación de estos planes es el temor esencial de los mercados. Primero, la meta fiscal proyectada supone un crecimiento del PIB de 1,5%-2,5% en el 2020, un avance cuestionable dado el actual estado de la economía.

Segundo, el plan deja espacio para la duda sobre las proyecciones de captación de ingresos (en línea con la meta proyectada en 2019) y la ejecución de gastos (incremento de apenas 0,9% en términos reales con respecto al plan del 2019).

En una línea, el presupuesto del 2020 no elimina el riesgo latente de deterioro fiscal para la economía mexicana y pone al gobierno bajo la mira de los inversores frente a los posibles –y muy probables- desvíos de la meta.

Fuente: ETFWorld.es

Artículos similares

«El dólar avanza en la víspera del crucial anuncio de la FED»

Webmaster

«El shock en el precio del petróleo gobierna el movimiento de las divisas «

Webmaster

«Las divisas se preparan para el comunicado del BCE hoy»

Webmaster