ETFWorld.es

Perspectivas económicas y estrategia de inversión para el cuarto trimestre de 2013

Los mercados se benefician de la abundante liquidez y del crecimiento moderado de la economía mundial....

En Estados Unidos, la dificultad que entraña la normalización de la política monetaria sale a la luz

El tercer trimestre de este año estuvo marcado por  un nuevo cambio de rumbo de la Reserva Federal estadounidense. Tras comunicar antes del verano su intención de reducir su apoyo monetario, el pasado 18 de septiembre la Fed finalmente volvió a cambiar bruscamente de dirección al anunciar que no pondría en marcha esta operación por el momento. Esta prudencia a la hora de ejecutar la normalización de su política monetaria está aparentemente relacionada con los obstáculos que siguen lastrando la mejora coyuntural en Estados Unidos, concretamente en los ámbitos del consumo y la inversión. Estos factores, unidos a una inflación que se mantiene en niveles bajos, deberían llevar a la Fed a optar por un cambio de rumbo más lento y gradual en su política expansiva. Para su nueva presidenta, Janet Yellen, el desafío consistirá en capear los temores a una economía demasiado débil y la necesidad de reducir lo antes posible el exceso de liquidez. 
 
El crecimiento de la economía estadounidense seguirá siendo moderado en un contexto en el que los tipos largos lastrarán la actividad
Si bien el crecimiento estadounidense debería mantenerse en un nivel moderado, la excesiva sensibilidad de los mercados de renta fija a las inflexiones coyunturales y el comportamiento poco previsible de las autoridades monetarias de este país podrían provocar una falta de visibilidad sobre la marcha del país. De hecho, un mercado de deuda pública estadounidense particularmente sensible a la mínima inflexión coyuntural, podría provocar que cualquier recuperación económica se tradujera en reacciones desproporcionadamente alcistas de las rentabilidades. Estas pronunciadas subidas de los tipos nominales, que al parecer no irán acompañadas por una subida de la inflación (el nivel objetivo de la Fed es el 1,25 %) en esta fase del ciclo, contribuyen a que se produzca un incremento equivalente de los tipos reales que supondrán un poderoso lastre que limitará el alcance de las mejoras coyunturales. 

Ante una inflación que se mantiene en niveles bajos, este patrón de crecimiento débil tiene, no obstante, sus ventajas
Al mantener los tipos de interés en niveles relativamente bajos se alimenta un efecto riqueza que, por medio de la recuperación del sector inmobiliario y  del alza de la Bolsa, ha propiciado que desde 2009 Estados Unidos venga registrando un crecimiento económico positivo y, al mismo tiempo, una reducción del endeudamiento general. De hecho, desde 2009 el endeudamiento ha descendido desde el 370 % al 345 % del PIB y la deuda de los hogares en relación con la renta disponible se redujo del 135 % al 107 %. Estados Unidos ha sido el único país desarrollado que ha conseguido un éxito de este calibre tras la crisis de 2008.   

Las perspectivas de los mercados emergentes han mejorado
Tanto el aplazamiento de la normalización monetaria estadounidense como la mejora de la coyuntura china han impulsado las perspectivas globales del universo emergente. En China, los indicadores adelantados de la actividad industrial, la propia producción industrial y la actividad crediticia han enderezado el rumbo en los últimos tres meses. Además, esperamos que el decimoctavo congreso del Partido Comunista chino que tendrá lugar en noviembre traiga reformas importantes con el objetivo de mejorar la visibilidad a largo plazo. En general, las tensiones en el universo emergente se van apagando, aunque la carga de la reducción del apoyo monetario estadounidense afecta a las perspectivas de inversión en los países con déficit por cuenta corriente. 
La economía europea se estabiliza y disfruta de la espectacular corrección de las balanzas por cuenta corriente de los principales países del sur

Europa sigue por la senda de la estabilización, impulsada por la fuerza de las exportaciones alemanas y la espectacular corrección de las balanzas por cuenta  corriente de los principales países del sur, que han pasado a situarse en terreno positivo durante los últimos meses. España, Portugal y, en menor medida, Italia albergan un potencial de recuperación cíclica gracias a la demanda exterior. No obstante, la recuperación estructural de estos países aún no está consolidada y cualquier ralentización de las exportaciones sería una seria amenaza para su crecimiento. 
Japón continúa con su política de reflación y ya se han constatado los primeros efectos positivos
En Japón, la experiencia reflacionista sigue su curso con la confirmación de los primeros efectos positivos. La tasa de inflación anual se aproxima al 1 % (la más alta en cinco años), mientras que la tasa anualizada de los últimos seis meses supera el 2 %. Los indicadores adelantados de la actividad de las empresas (Tankan) están remontando hacia los niveles anteriores a 2008, mientras que la caída de los tipos reales contribuye a  la recuperación económica. Sin embargo, los mercados se muestran impacientes y esperan circunspectos los detalles relativos a las reformas estructurales prometidas por el Gobierno de Abe en materia de impuesto de sociedades, liberalización del mercado laboral e incentivos a los aumentos salariales. Saber que los políticos, las autoridades monetarias y las organizaciones patronales trabajan codo con codo en campos tan decisivos para el crecimiento japonés nos hace ser optimistas con respecto a las probabilidades de éxito de esta iniciativa de reflación de la economía nipona y nos invita a adoptar una actitud paciente y vigilante aunque benévola.

Fuente: ETFWorld – Carmignac

Normal 0 14 MicrosoftInternetExplorer4

Articoli Simili

Deutsche AM. CIO View Agosto 2016-El malestar post Brexit- Efectos en la economía

1admin

Perspectivas de inversión de Deutsche AWM para 2015: atención a los intervalos en el «ciclo de la tortuga»

Webmaster

Perspectivas para 2014: la hora de la curación

Webmaster